miércoles, 7 de enero de 2015

Escrito en tu piel

Dulce es tu mirada,
de miel suave y aterciopelada,
me pides amor...lento...
quieres sentirte deseada.

Y tu eres para mi,
la fuente de la vida,
por lo que vivir y morir,
la persona más querida.

Rozar tu piel,
es sentir el amor en su nacimiento,
el origen del querer,
y el de todos los sueños.

La luz se baja poco a poco,
y noto en tu timidez,
el sabor de todo
y nada a la vez,

Ya no queda nada por estudiar,
ya no queda nada que aprender,
todo lo que necesito...
lo llevas escrito en la piel.

La noche nos acaricia,
entre besos y conjuros,
invadimos nuestros cuerpos....
y derribamos sus muros.

Nos sentimos tan solo uno,
en una locura de amor,
nos bebimos los sueños,
que creamos con pasión.

En un abrazo de seda,
y de pompas de jabón,
nos fundimos entre suspiros,
salidos del corazón.

Mi amor...

Ya no queda nada por estudiar,
ya no queda nada que aprender,
todo lo que necesito...
lo llevas escrito en la piel.


martes, 6 de enero de 2015

Vida Canalla

Luces en la ciudad,
neones de bares canallas,
entre humo color metal,
y miles de voces que no callan.

Hoteles bohemios y anodinos,
oscuras habitaciones,
encorsetadas con rimmel plautino
te regalan sus corazones.

Bebo a escondidas un trago,
de este prohibido néctar,
que mi interior desconecta,
y lentamente me apago.

La luz del neón
invade mi habitación,
y mis ojos evitan los tuyos,
aunque estés en mi imaginación.

Yo te gustaba,
mi vida no,
y esta espiral rodaba,
sin solución.

Fui cobarde y egoísta,
caminante sin camino,
bebedor sin sed,
de alma sin destino.

El ruido de la calle,
me penetra hasta el alma,
y aún así...
puedo escuchar mis lágrimas.

Mañana cambiaré de ciudad,
y olvidaré la lección,
en la vida coger atajos,
no es buena solución.

Y mañana de nuevo me rodearan...

Las luces en la ciudad,
los neones de bares canallas,
y entre el humo color metal,
te recordaré mi amada.


viernes, 2 de enero de 2015

Cómico.

Tras el telón,
lloran doloridos dos ojos,
cansados... perdidos...
tristes y solos.

Y es que tras la lona,
solo existe una alma,
la del cómico que llora,
la del cómico que clama.

Su corazón se abrió un día,
llenándose de sueños y alegría,
de palabras de amor y de poesía...
esperando, temiendo... que se acabaría.

Y la gente ríe,
sueña con sus payasadas,
pero, el pobre poeta,
errante del mundo,
divaga por la nada.

Buscando alguien,
que en su dolor,
le apoye, le bese,
le llene de amor.

Que ponga besos en sus labios,
caricias en los rincones de su piel,
que llene su caja de amor a diario...
que le haga volver a creer, a querer... a nacer...

Y es que tras la lona,
solo existe un alma,
la del cómico que llora,
la del cómico que clama.