martes, 19 de febrero de 2013

Alas negras.

Aunque estoy tan cerca de tí,
no te puedo tocar amor mío,
con mis uñas negras y mi alma gris,
tu pelo acaricio entre una capa de frío.

Por tu amor... dejé de ser,
dejé de vivir.
Por  tu amor... mi vida dí...
mis alas negras... se pliegan ante tí.

Todavía recuerdo el campo de batalla,
la sangre se fundía con la desesperanza,
las heridas, los caballos... las espadas,
la vida y la muerte en una cruel danza.

Y apareció él... de la nada,
me pidió mi alma....
para poder ver a mi amada.

Yo no vivo ni muero,
pero desearía poder morir,
acurrucacado en tus brazos...
mirándote feliz.

Y aquí estoy frente a tí,
viviendo tan solo para tí,
amandote como jamás nadie amó,
mi princesa, mi amor...
tuya es mi existencia gris.

Cuando nace el día,
te miro desde el campanario,
intentando ahogar mi llanto,
cuando pasas de largo.

Aunque estoy tan cerca de tí,
no te puedo tocar amor mío,
con mis uñas negras y mi alma gris,
tu pelo acaricio entre una capa de frío.

Por tu amor... dejé de ser,
dejé de vivir.
Por  tu amor... mi vida dí...
mis alas negras... se pliegan ante tí.

3 comentarios: