sábado, 26 de enero de 2013

Solos.

Te mezo,
con la dulzura del viento,
y la travesura del silencio.

Con la historia guardada,
en los pliegues de mi mano,
mientras presencio,

el orbe viajar,
de lado a lado,
en tu mirar.

Tu ojos,
reflejan el mundo,
que quise conquistar.

El cielo,
oscuro de la noche,
en la soledad de nuestro porche.

Sin palabras,
abrazados con un manto de amor.

3 comentarios:

  1. Es cierto. De esos pequeños momentos es que nacen los grandes poetas...Muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. Ese sentimiento de paz, de plenitud está en lo sencillo y tu lo expresas genial...muy hermoso el sublime vivir que transmiten tus palabras, un saludo Pau

    ResponderEliminar